SMU se allanaría a venta de Construmat en casi 50% de lo pensado

Aunque son varias las fórmulas que se están analizando para salir del default selectivo en el que se encuentran, están de acuerdo en que la que se escoja será la misma para todos. Tanto SMU, como los bancos que integran el crédito sindicado (BCI, Banco de Chile, Santander, BBVA, BancoEstado, Security, Scotiabank, CorpBanca, Itaú, Rabobank y Retail Holdings III Spa), y el BICE, que va por un carril distinto (aunque con las mismas condiciones que los del sindicado), mantienen intensas negociaciones para dejar atrás la situación de impago.

Mientras estas conversaciones se mantienen, en el retailer ya se estarían allanando a la posibilidad de vender Construmart, cuya enajenación se convirtió en la piedra de tope para el pago de las obligaciones con todas las instituciones financieras, ya que se esperaba que como máximo durante el primer trimestre esa operación ya se hubiera concretado.

Sin embargo, como es sabido, esto aún no ocurre, debido principalmente a que las ofertas recibidas apenas se acercan a la mitad del rango considerado inicialmente, que fluctúa entre US$ 120 millones y US$ 130 millones.

Según comentan altas fuentes del holding supermercadista, “hay que aceptar que los activos no valen lo que uno quiere, sino lo que el mercado decide, y en este caso las ofertas han sido de hasta US$ 70 millones”.

Los interesados serían dos fondos de private equity, ya que los peruanos de Maestro salieron del pool de ofertas, y ningún actor local dio muestras concretas de querer quedarse con la cadena de venta de materiales de construcción.

De hecho, algo similar habría sucedido con los 19 locales que le cedieron a la familia Villablanca (quienes compraron Bigger), ya que a pesar de que su venta no significó grandes utilidades, por lo menos se tradujeron en sacar USD$ 5 millones de pérdida del balance anual.

 

Y siguen 
los intereses

Desde el 1 de agosto que los intereses por estar en mora se están acumulando, y a la presión que eso implica, se suma el hecho de que en prácticamente dos semanas vence el plazo para llegar a una fórmula que sea aceptada por todos los bancos, o si no, para pagar la primera cuota de capital de estas obligaciones.

Lo peor de todo, señalan fuentes conocedoras de esta situación, es que el capital para saldar la cuota con el BICE está disponible, pero dadas las condiciones definidas en los covenants con los bancos del crédito sindicado, no le podrían pagar sólo a la entidad financiera del grupo Matte. Cabe recordar que la deuda total con esta entidad es de unos US$ 18 millones
Eso sí, puntualizan que a pesar de que la relación con el BICE es tensa, sí existe el convencimiento de que va a haber una reestructuración financiera, y que éste va a estar incluido.

Las posibilidades que se podrían negociar son varias, e incluyen desde pagar una parte de la amoritzacion y el resto más adelante, a pagar un porcentaje ahora y realizar la amortización en pagos más pequeños que sean abordables, hasta que, por ejemplo, Corpgroup compre la deuda. Sin embargo, aún no se ha escogido a la fórmula ganadora.

Otra alternativa complementaria sería una eventual inyección de recursos frescos que podría concretar Álvaro Saieh.

Cercanos a las tratativas explican que se analiza un aumento de capital, que sólo sería suscrito por el empresario.

Esto porque hasta el momento, el resto de los accionistas no estaría dispuestos a invertir nuevamente en la compañía.

 

Las condiciones originales

Cuando se llegó a acuerdo con los bancos, la condición acordada entre el retailer con sus acreedores consideraba la venta de Construmart. El proceso permitió la reprogramación de sus compromisos con las entidades, los cuales rondan los $ 220.216 millones.

En el momento en que se definieron las etapas de esta reestructuración y los pagos asociados a cada una de ellas, el retailer manejaba diferentes ofertas por Construmart, y todo apuntaba a que durante el segundo trimestre de 2014 ya lo habría vendido.

Sin embargo, ahora la situación es completamente la contraria: las bajas expectativas para el sector de la construcción, unido a los efectos de la reforma tributaria, han hecho que en el retailer hayan llegado a la convicción de que si había un momento malo para vender ese activo, era justamente éste. Pero al no haber otras posibilidades y a que no cuentan con los cerca de, por lo bajo, tres años que podría demorar una eventual recuperación en el sector, las ofertas que se han mantenido en el horizonte ya están siendo analizadas.

Fuente: Diario Financiero

 

 

Read more http://america-retail.com/industria-y-mercado/smu-se-allanaria-a-venta-de-construmat-en-casi-50-de-lo-pensado

Lo Más Leído